¿Sabés qué son los Alimentos Funcionales?

Son alimentos que además de los nutrientes que naturalmente poseen, aportan componentes biológicamente activos que proporcionan BENEFICIOS PARA LA SALUD. Por ejemplo, se les puede haber agregado (o bien eliminado) algún ingrediente o se puede haber modificado la estructura química de algún compuesto.

Los alimentos funcionales pueden incluir alimentos tradicionales como frutas, verduras y lácteos hasta harinas fortificadas y mejoradas.

Algunos ejemplos:

  • Yogur: es bueno para la salud gastrointestinal.
  • Acelga, espinaca, choclo, huevos y cítricos: contribuyen a una visión saludable.
  • Tomates: ayudan al mantenimiento de la próstata.
  • Avena: reduce el riesgo de enfermedades coronarias
  • Salvado de trigo: contribuye a mantener la salud del tracto digestivo.
  • Cereales: disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer; también son buenos para mantener niveles saludables de glucosa en sangre.
  • Pescados: su famoso aceite tiene la propiedad de disminuir el colesterol con lo cual puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. También contribuye al mantenimiento de las funciones mentales y visuales.
  • Frutas rojas: tienen propiedades antioxidantes y contribuyen a una buena actividad cerebral.
  • Coliflor, brócoli, rabanitos y repollo: estimulan la desintoxicación y fortalecen las defensas antioxidantes de las células.