GRASAS TRANS. ¿Qué son y dónde están?

Las grasas trans son un tipo de grasa que se forma cuando el aceite líquido se transforma en una grasa sólida añadiendo hidrógenos. Este proceso se llama hidrogenación y sirve para incrementar el tiempo de vida útil de los alimentos. Así se obtienen grasas y aceites para freír que son muy útiles para la industria alimentaria, puesto que ayudan a mejorar la perdurabilidad, el sabor y la textura de los productos.

Investigaciones recientes han indicado que este tipo de grasas pueden ser nocivas para la salud, fundamentalmente debido a que elevan el colesterol "malo" (LDL) y los triglicéridos. Se encuentran en galletitas, productos de repostería, snaks, masas para tartas y golosinas como alfajores.

Algunas empresas comenzaron a utilizar otro tipo de grasa llamado Omega 9 o ácido oleico que posee propiedades beneficiosas en el organismo, el cual es componente del aceite de oliva y de canola.

La evidencia científica vincula el consumo de grasas trans de origen industrial con alteración del metabolismo de lípidos o grasas en la sangre y el desarrollo de enfermedades cardio y cerebro-vasculares. Esto condujo a muchos países a la regulación de su consumo. Dinamarca en el año 2003 prohibió la venta de alimentos que contuvieran más del 2 % de grasas trans de origen industrial y fue pionero en el tema. En Canadá y EE.UU se obligó a incluir en los rótulos la cantidad de grasas trans a partir del año 2006 y en Argentina fue obligatoria la rotulación del contenido en la etiqueta nutricional, a partir de agosto del 2006, por una resolución del MERCOSUR. Por eso es necesario considerar este importante dato, cada vez que elegimos consumir o comprar un alimento.