EL AYUNO: ¿un método para adelgazar?

Son muchas las personas que se arrepienten de sus excesos alimenticios y optan por “apretarse el cinturón” de ahí en adelante.

Cuando hablamos de apretarnos el cinturón “nutricional”, es decir, saltándonos comidas, o haciendo varios períodos de ayuno, ésta medida provoca serios efectos perjudiciales para la salud. La mayoría de las veces, ayunar es también contraproducente para el adelgazamiento, ya que el desequilibrio nutricional nos conduce a comer de forma caótica y excesiva y terminamos subiendo de peso.

El ayuno estricto NO TIENE los efectos esperados; una vez que el ayuno concluye y retomamos a la alimentación habitual, se produce el efecto “yo-yo” y los kilos perdidos regresan; normalmente con alguno más “de propina”.