MI TESTIMONIO

Todo comenzó en el mes de marzo de éste año 2014. Me encontré con mi amiga Moni, a quién felicité porque la ví más delgada y resplandeciente. Ella me confió que había hecho un Plan Alimentario con una Nutricionista muy buena llamada Luciana Kritz con óptimos resultados, que estaban a la vista.

Yo venía de un verano desatado en el plano alimenticio. Mi amiga me dio el teléfono de Luciana e inmediatamente me puse en contacto con ella concertando la primer consulta. Fue así que el 20 de marzo comencé mi Plan para bajar 6 o 7 kilos que estaban de más en mi cuerpo.

Mi primer encuentro con Luciana fue realmente Genial. Me encontré con una mujer joven, bella, simpática y sobre todo que supo advertir enseguida cual era mi problemática, aconsejándome, proponiéndome un Plan Saludable y sobre todo mencionando una frase que se grabó en mi mente y siempre me la repito: SI SE QUIERE, SE PUEDE!!!

Desde el primer encuentro la relación paciente-terapeuta fue fantástica, hubo buena química entre la dos, consejos conversaciones amenas, reflexivas, pautas a seguir en el tratamiento sin grandes sacrificios, sin dejar de comer, pero si aprendiendo a comer bien, a ingerir alimentos beneficiosos para la salud y fundamentalmente en su justa medida; porque Luciana me señaló: NO TENÉS NADA PROHIBIDO; y así fue, nada prohibido, pero si aprendí a seleccionar y combinar los alimentos de manera que no me agregaran gramos, a realizar cuatro comidas y dos colaciones en caso de hambre. En fín conocí un mundo nuevo dentro de la alimentación y todo gracias a Luciana.

Mis consultas eran semanales y en todas siempre bajé los gramos necesarios, lo que me iba indicando que el tratamiento iba dando sus frutos. Yo había realizado otras dietas pero nunca obtuve buenos resultados, nunca logré los objetivos anteriormente.

¿Dónde está la clave del éxito para mí? En que encontré a Luciana, una verdadera profesional, dedicada a su trabajo que lo hace con esmero, preocupación y con profundo conocimiento del tema; que hace que el paciente se sienta contenido, escuchado y comprendido en un tema que para uno es un problema pero que ésta personita canaliza muy bien aplicando también un enfoque psicológico lo que lleva a lograr el verdadero éxito; cómo ha sido en mi caso particular y en el de otras personas de mi conocimiento.

Ahora ya finalizada la etapa del descenso, inicié la de mantenimiento; sé que no es fácil pero después de los logros obtenidos nada me hará flaquear. Sé como controlarme y como manejar mi alimentación comiendo de todo un poco sin prohibiciones.  Por eso, mi querida Luciana, a quien ya considero una amiga muy preciada, gracias por ayudarme a retomar el camino adecuado, por hacerme sentir bien, por la energía positiva que siempre recibí en las entrevistas, por tu calidez, por tu sensibilidad, por tu humor y buena onda, por ser un humano tan sensible y querible que se preocupa seriamente por sus pacientes y sobre todas las cosas, por ser una profesional auténtica en quién se puede confiar sin duda alguna. Gracias, Muchas Gracias!

María Cristina Malpeli 1 de Agosto de 2014